El amor de los padres es una gracia.

Yo, Jesús Amor
Hija mía, tú que te entregas sin contar a tus hermanos y hermanas, sé mi hija de amor en la Divina Voluntad. Bendigo el día en que tu Padre Celestial te creó. Tú eres yo, hija mía. Vive de mí, en mí, por mí. No seas más tú. Te amo por tu de amor.

Sí, mis hijos del Amor. YO SOY está en cada uno de ustedes que dan su al Amor. No puedo actuar en ustedes, hijos míos, si no han pronunciado su . Vivo en ustedes, estoy activo en ustedes. No pueden ver mi actuar; Él está ahí cerca de ustedes, en ustedes. Soy tan poderoso. Nadie puede detener mi actuar. Hijos míos, denme su acuerdo, su abandono al Amor. Yo soy todo amor. El Amor está vivo, es activo. Todo vive en el Amor.

El amor no puede detenerse. ¿Se puede parar de crecer cuando la vida estám ahí, bien viva? El amor crece, se desarrolla. ¡Todo es tan hermoso cuando el amor reina en sus vidas! Entréguenme sus vidas. Yo, Jesús, les daré a cambio la felicidad eterna.

Sí, hijos míos, repito una vez más. No pararé de repetirles, ¡ustedes estan tan sordos! Ustedes no cesan de hundirse cada día en sus habitudes de querer siempre dominar la vida de los que están cerca de ustedes.

Sí, ¡miren los padres! Ellos traen al mundo un hijo que tiene necesidad de sus cuidados, sus directivas, su protección. Ellos dominan a este hijo con los bienes materiales. No pueden dedicarles su tiempo para su educación; ellos los confian a las guarderías para poder ofrecerse los bienes materiales. El amor en ellos sufre de la ausencia de sus padres.

Ustedes que aman a sus hijos, ¿creen sinceramente que las horas de espera en ese mundo de gritos de una guardería reemplazerá a sus padres? Su amor de padres, su atención, sus consejos, no pueden ser reemplazados por los cuidados de una guardiana. No, hijos míos, el amor parental es una gracia que les ha sido entregada al nacimiento de su hijo.

Hijos míos, despiértense, esto es tan dañino para sus hijos. Los juegos con los otros niños, les consuela exteriormente, pero la herida interior está ahí, ella crece, no se borra. Sólo el amor de ustedes puede cambiar la situación, lo mismo que su presencia durante todo el día, no solamente al despertar el niño y al acostarlo.

Vean los animales. Ellos toman constantemente cuidado de sus hijos hasta que están de más edad; entonces ellos se alejan con prudencia. Los pequeños adquieren la fuerza para estar listos a sobrevivir en un mundo de codicia alimentaria.

Hijos míos, yo no les digo de renunciar a todos sus bienes. Tengan cuidado con sus excesos que no pueden reemplazar el amor que ustedes deben dar a sus hijos. Véanlos envejecer ahora. Ellos sufren constantemente por falta de amor. El amor les ha abandonado. Ellos están en la búsqueda de yo no sé qué. En lo más profundo de ellos, buscan el amor de ustedes, lo que no han tenido durante su infancia: el amor, su presencia.

Queridos padres, lo que les hace sufrir, es por no ser capaces de renunciar a sus bienes materiales con el fin de darles su presencia a sus hijos. Yo sé que en el fondo de ustedes, los aman, pero han olvidado su verdadero amor: el que se da, que se ofrece, que se abandona para sus hijos. Lo que les falta, son las gracias que les volverán amor para su prójimo.

Es solamente en mí, hijos míos, que ustedes colmarán esta falta. Mis queridos hijitos, vengan a mí, su Jesús de amor. Los quiero felices. Yo estoy en ustedes.Diríjanse a mí, es ahí en donde se encuentra la felicidad. Los placeres externos no pueden colmarlos. Les falta la esencia de la vida, yo, el Amor.

Hijos míos, yo soy el que les falta: el Amor. Sí, soy yo el que es la felicidad en ustedes. El Amor está tan vivo que grita en ustedes: “Entréguenme su para el Amor”. Mi grito es fuerte, pero no hace mal, es suave y bueno a la vez. Yo los quiero, hijos míos, los amo. Vengan todos a mí. Te amo, hija del amor. Anda, persígnate. Amen.

Fuente: Amor para todos los míos, Jesús Volumen 1, mensaje n° 96 de 14 de mayo de 2001. Por La hija del sí a Jesús, Les Éditions FJ Libro editado (en francés) en Sherbrooke, Canadá, versión traducida al español por Sabino y Sulema Alas.

Anúncios

0 Responses to “El amor de los padres es una gracia.”



  1. Deixe um comentário

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s





%d blogueiros gostam disto: