Posts Tagged 'La Hija del Sí'

Nosotros Somos tres veces Santos. Vengan um vivir en el Amor.

Jesús
Hija mía Que amo, estoy tan feliz Que Tu me preguntes si Debes de escribir para mi. Sí, mi bienamada Que amo, mis hijos tienen queridos necesidad del Amor. Yo soy aquel les Que Falta: el Amor.

Yo quiero los, mios hijos. mis hijos filho Ustedes propios, não biológicos, sino hijos del verdadero Ser. Ustedes proceden de mí, mios hijos. Ustedes han Sido Dios creados por. El Padre Celestial Por su soplo les ha hecho Penetrar su propia Vida, Amor el. Seres ustedes filho por amor de mi, Jesús. Ustedes han nacido por mi gracia santificante Que les procuração todo bien, todo lo que Viene de nosotros, la Trinidad.

Nosotros Somos personas hechas de la esencia del amor. Nadie puede más nosotros ser. SOMOS Nosotros. El Padre, Hijo el, el Espíritu Santo filho tres personas en una. Es Nuestro todo trinitário, lo que hace de nosotros la Santa Trinidad. Todo ESTÁ CADA en uno de nosotros.

El Padre es el ES que. Él es el Todopoderoso Qué es nosotros, en nosotros, nosotros por. El Hijo es él, yo, el en mi, yo, el en él. Él es el Dios Ser de su. ES EL. Él não engendrado fue. ES EL. Todo en él es su todo. Él es el de su Ser todo. La Trinidad es nosotros. Nosotros Estamos CADA en uno de nosotros. Padre, Hijo Santo Espíritu y. El Espíritu Santo es Nosotros. Nosotros Estamos en el Espíritu. Todo gira Alrededor de nosotros. La Trinidad es nosotros en él, él, él nosotros en. Nada es más grande nosotros que. Somos Nosotros Nosotros. Padre El, el Hijo, filho TRES el Espíritu Santo en UNO. Dios Único.

Lo Que es complicado n ustedes não nosotros es lo para. Nosotros Somos perfección la. Todo en nosotros perfección es. ustedes Vean, Atomos dos cuando não están completos, ellos están en la búsqueda de Lo Que convertirse Deben, en formación de Lo Que Ser Deben. Nosotros Estamos en todo, Lo Que ustedes Todavia filho não lo: “Amor”.

mios Sí hijos, nosotros Somos tres personas con amor Que se aman un inconmensurable. nsa Nosotros Amamos con un amor personificado. Nosotros Somos el todo de todo un. Ele aqui todo el de mi padre: Padre, y Hijo Espíritu Santo. El uno puede não Ser separado del otro. El otro es el otro. El Todo es en TRES UNO.

Ustedes están en CADA uno de nosotros. Estamos en nosotros ustedes. Hija mía, todo mar Que Escrito Como yo te lo dicto, não um tu manera de comprender, aún cuando tú estás impresionada Escrito Por este. N te inquietes. Yo te quiero, mi DULZURA de llagas mis. Yo estoy en ti, permanezco contigo. Te amo. Amen.

Fuente: para Amor de Todos los mios, Jesús Volumen 1, n mensaje · 114 de 21 de mayo de 2001. Por La hija del sí um Jesus, Les Éditions FJ Editado Libro (en francés) en Sherbrooke, Canadá, Traducida versión al español y Por Sabino Sulema Alas.

Anúncios

Quien quiera que sean, vengan.

Jesús Amor
Yo, Jesús de amor escribo por tu mano que bendigo para mis hijos, para todos mis hijos. Los quiero a todos para mí.

Hijos míos, quienesquiera que sean, vengan todos a mí. Ustedes que penan, que lloran, que sufren, que están olvidados, que han sido violentados, maltratados moralmente en su interior o en su exterior, yo soy el que consuela, que cura sus heridas, que ama, que perdona a los ingratos, que no se recuerda más de sus faltas, que no quiere sino amarlos.

Sí, yo los consolaré de todas sus faltas hacia el Amor. ¡Soy tan afectuoso! Nunca me cansaré de decirles cuán grande es mi amor para ustedes, hijos míos. Piensen lo que piensen, hayan hecho lo que hayan hecho, yo, Jesús, los amo y los quiero a todos, tomando mucho cuidado de no asustarlos.

Yo les haré ver todo lo que mi amor ha realizado para ustedes. Yo no soy un ingrato, les daré todo a cambio de su amor. Todo bien, todo amor es para ustedes.

Yo no podría proporcionarles lo que sería dañino a su alma, los amo demasiado para hacer eso. Yo, el Dios divino, conozco lo que es mejor para ustedes. El futuro de ustedes está ante los ojos de mi Divinidad. Yo no puedo proporcionarles lo que sería una pérdida para ustedes, hijos míos.

¿Qué padre daría a su hijo un objeto peligroso, sabiendo que eso podría causarle la muerte? No, mis queridos hijos, no puedo ir en contra de mi amor para ustedes, los amo demasiado para hacer eso. Todo está en mí para ustedes. Es a ustedes solos de saber si quieren ser amados por mí, Jesús.

¿Por qué vacilar de su ? ¿Tienen miedo de comprometerse con mi amor? ¿Piensan que esto es demasiado exigente de parte de ustedes? ¿Queriéndome, se sentirán obligados de rezar constantemente de rodillas o de ir a la Iglesia todos los días de la semana, de hacer la adoración en mi Iglesia? Sí, hijos míos, entre ustedes algunos sienten agrado de hacer estos actos de amor para el Amor; pero, hijos míos, esto no puede ser para todos.

Hijos míos, los primeros pasos hacia el Amor son tan simples: solamente amar al Amor, decir un te amo a tus hermanos y hermanas. Con mi ayuda, hijos míos, ustedes van a descubrir al Amor en ellos, dándoles lo que yo doy. Todo lo que ustedes hagan, hijos míos, háganlo dentro del amor. Su prójimo descubrirá que ustedes están habitados por el Amor. Yo soy su prójimo. Todo lo que hagan a los más pequeños entre ustedes, es a mí que lo hacen.

Hija mía que amo, escribe estas palabras de amor. Mis hijos del Amor, el Amor está vivo en cada uno de ustedes. Ustedes son flores de mi amor que he hecho florecer en ustedes. Mis hijos del amor, que crezca cada flor de amor en ustedes a fin de que yo vaya a coger un ramo de flores de amor para darles el amor en flores.

Cada flor será una prenda de amor que adornará mi Ser divino que tiene todo poder sobre el universo. Todo será sin igual. Todo está en mí.

Yo soy el poder del Amor. El Amor es vida en cada uno de ustedes. Toda vida es mía, es del Amor. Yo soy amor para ustedes, ustedes para mí. Hijos míos, mi amor es tan fuerte que no puede contenerse más; vengo a ustedes para decirles: “Los amo a todos: a ti, a ti, a ti, a cada uno de ustedes.”

Amen, yo les digo, todos verán al Amor en sus corazones. Vengo a todos ustedes, yo, Jesús vivo en cada uno de ustedes. Amen.

Fuente: Amor para todos los míos, Jesús Volumen 1, mensaje n° 99 de 17 de mayo de 2001. Por La hija del sí a Jesús, Les Éditions FJ Libro editado (en francés) en Sherbrooke, Canadá, versión traducida al español por Sabino y Sulema Alas.

Yo soy la Cabeza de la Iglesia.

Jesús Amor
Mi bienamada que amo, yo estoy en ti. Tú estás en mi Santa Presencia. Yo amo a todos mis hijos. Ustedes dicen ser católicos, protestantes, ortodoxos o de otras religiones; ¿no saben que todos ustedes son mis hijos? Yo soy el único Dios.

Hijos míos, yo no soy un Dios para algunos y un Dios diferente para otros. Yo soy el único Dios. No tengo dos maneras de amar, dos maneras de suscitar el amor en ustedes. Yo soy el único Amor. Mi Vida es la que ha sido ofrecida por todos ustedes, hijos míos.

Algunos se dicen mejores, sea porque ellos están más cerca de la doctrina de Dios, o porque son bautizados, o porque pertenecen a un círculo de hijos que han estudiado la Biblia, o por principio, o por nacimiento. Soy únicamente yo, hijos míos, que estoy en ustedes, que conoce a mi Padre del Cielo, que estoy unido a él. Quien conoce a mi Padre, me conoce.

Ustedes, hijos míos, que están divididos por sus leyes, los quiero a todos en mí, en mi Iglesia Mística. Yo soy la Cabeza de la Iglesia; todos ustedes, sin excepción, son mis miembros.

¿Voy a quemar un brazo que no responde a mi doctrina? Si ustedes me aman, o si ustedes son paganos y que no me conocen sino que por medio de mis hijos, ¿debo rechazarlos cuando ustedes me dieron de beber, de comer, vestido, cuidados? No, hijos míos, yo no los rechazaré. Está escrito: “Todo lo que harám a los más pequenos de los míos, es a mí que lo han hecho.” Sí, todos ustedes son mis hijos, de todas las maneras y de todos los modos.

Hijos míos, si todos ustedes se aman, soy yo, Jesús, al que aman. Yo soy la Vida en ustedes, hijos míos. En donde hay amor, estoy presente. No puedo abandonar a mis hijos que me aman.

Entre ustedes ¿cuántos observan las reglas de la religión, de su religión, cuando ustedes no se aman entre sí? Reflexionen, hijos míos. Cuando ustedes me rezan, lo que yo quiero escuchar son palabras verdaderas. Díganme estas palabras. Ámense los unos a los otros como yo los amo. Yo estoy aquí con ustedes, en ustedes, por medio de mi Espíritu Santo. Yo vivo, estoy vivo.

Hijos míos, el Amor no tiene fronteras. El Amor soy yo, Jesús. Yo los amo y los quiero a todos reunidos en mí, en una sola religión, en una sola Iglesia. Mi Iglesia. Yo soy la Iglesia; hijos míos ustedes son mi Iglesia.

¡Prepárense, el tiempo está tan cerca! Vengo a reinar en sus corazones, en el corazón de cada uno de ustedes. ¡Cómo los amo hijos míos! Sean hijos de la luz que brilla en este tiempo de tinieblas.

Todos dirán de ustedes: “Eh aquí los hijos que se aman; amémonos nosotros también, para ser hijos da la luz.” Sí, hijos míos, de Jesús. Ustedes, hijos míos, tendrán la vida eterna si dicen a la Vida. La vida eterna está ahí, lista a entrar en ustedes. Yo soy la Vida. Quien muere a sí mismo tiene la vida que es mi Vida. YO SOY está ahí desde siempre. Siempre será la Vida.

Les pido de reflexionar bien, hijos míos. ustedes tendrán que responder muy pronto. Bendita tú, hija mía. Te amo. Amen.

Fuente: Amor para todos los míos, Jesús Volumen 1, mensaje n° 97 de 15 de mayo de 2001. Por La hija del sí a Jesús, Les Éditions FJ Libro editado (en francés) en Sherbrooke, Canadá, versión traducida al español por Sabino y Sulema Alas.

El amor de los padres es una gracia.

Yo, Jesús Amor
Hija mía, tú que te entregas sin contar a tus hermanos y hermanas, sé mi hija de amor en la Divina Voluntad. Bendigo el día en que tu Padre Celestial te creó. Tú eres yo, hija mía. Vive de mí, en mí, por mí. No seas más tú. Te amo por tu de amor.

Sí, mis hijos del Amor. YO SOY está en cada uno de ustedes que dan su al Amor. No puedo actuar en ustedes, hijos míos, si no han pronunciado su . Vivo en ustedes, estoy activo en ustedes. No pueden ver mi actuar; Él está ahí cerca de ustedes, en ustedes. Soy tan poderoso. Nadie puede detener mi actuar. Hijos míos, denme su acuerdo, su abandono al Amor. Yo soy todo amor. El Amor está vivo, es activo. Todo vive en el Amor.

El amor no puede detenerse. ¿Se puede parar de crecer cuando la vida estám ahí, bien viva? El amor crece, se desarrolla. ¡Todo es tan hermoso cuando el amor reina en sus vidas! Entréguenme sus vidas. Yo, Jesús, les daré a cambio la felicidad eterna.

Sí, hijos míos, repito una vez más. No pararé de repetirles, ¡ustedes estan tan sordos! Ustedes no cesan de hundirse cada día en sus habitudes de querer siempre dominar la vida de los que están cerca de ustedes.

Sí, ¡miren los padres! Ellos traen al mundo un hijo que tiene necesidad de sus cuidados, sus directivas, su protección. Ellos dominan a este hijo con los bienes materiales. No pueden dedicarles su tiempo para su educación; ellos los confian a las guarderías para poder ofrecerse los bienes materiales. El amor en ellos sufre de la ausencia de sus padres.

Ustedes que aman a sus hijos, ¿creen sinceramente que las horas de espera en ese mundo de gritos de una guardería reemplazerá a sus padres? Su amor de padres, su atención, sus consejos, no pueden ser reemplazados por los cuidados de una guardiana. No, hijos míos, el amor parental es una gracia que les ha sido entregada al nacimiento de su hijo.

Hijos míos, despiértense, esto es tan dañino para sus hijos. Los juegos con los otros niños, les consuela exteriormente, pero la herida interior está ahí, ella crece, no se borra. Sólo el amor de ustedes puede cambiar la situación, lo mismo que su presencia durante todo el día, no solamente al despertar el niño y al acostarlo.

Vean los animales. Ellos toman constantemente cuidado de sus hijos hasta que están de más edad; entonces ellos se alejan con prudencia. Los pequeños adquieren la fuerza para estar listos a sobrevivir en un mundo de codicia alimentaria.

Hijos míos, yo no les digo de renunciar a todos sus bienes. Tengan cuidado con sus excesos que no pueden reemplazar el amor que ustedes deben dar a sus hijos. Véanlos envejecer ahora. Ellos sufren constantemente por falta de amor. El amor les ha abandonado. Ellos están en la búsqueda de yo no sé qué. En lo más profundo de ellos, buscan el amor de ustedes, lo que no han tenido durante su infancia: el amor, su presencia.

Queridos padres, lo que les hace sufrir, es por no ser capaces de renunciar a sus bienes materiales con el fin de darles su presencia a sus hijos. Yo sé que en el fondo de ustedes, los aman, pero han olvidado su verdadero amor: el que se da, que se ofrece, que se abandona para sus hijos. Lo que les falta, son las gracias que les volverán amor para su prójimo.

Es solamente en mí, hijos míos, que ustedes colmarán esta falta. Mis queridos hijitos, vengan a mí, su Jesús de amor. Los quiero felices. Yo estoy en ustedes.Diríjanse a mí, es ahí en donde se encuentra la felicidad. Los placeres externos no pueden colmarlos. Les falta la esencia de la vida, yo, el Amor.

Hijos míos, yo soy el que les falta: el Amor. Sí, soy yo el que es la felicidad en ustedes. El Amor está tan vivo que grita en ustedes: “Entréguenme su para el Amor”. Mi grito es fuerte, pero no hace mal, es suave y bueno a la vez. Yo los quiero, hijos míos, los amo. Vengan todos a mí. Te amo, hija del amor. Anda, persígnate. Amen.

Fuente: Amor para todos los míos, Jesús Volumen 1, mensaje n° 96 de 14 de mayo de 2001. Por La hija del sí a Jesús, Les Éditions FJ Libro editado (en francés) en Sherbrooke, Canadá, versión traducida al español por Sabino y Sulema Alas.